Las mejores playas de Mallorca

Las mejores playas de Mallorca

This post is also available in: Inglés

Mallorca y sus playas.

Uno de los requisitos indispensables al visitar Mallorca, es sin ninguna duda, sus espectaculares playas. Playas que en temporada alta, están abarrotadas pero que merece la pena visitar y disfrutar de sus aguas cristalinas.

Hay toda clase de playas para todos los gustos. En Mallorca existen playas de arena, de grava, de rocas y de bolos. Las playas más conocidas están preparadas perfectamente con chiringuitos y aparcamientos (algunos de pago) para que sea cómodo para el visitante. La mayoría de las playas se ubican en el oeste, sur y este ya que en el norte está la sierra de Tramuntana y no abundan las playas ya que hay muchos acantilados, aunque si dispone de un barco, seguro que puede encontrar un lugar tranquilo para poder tomar el sol.

Playas Mallorca

 

A continuación, las 10 mejores playas de Mallorca:

 

Platja d’es Trenc.

Playa famosa y reconocida, situada a 6,5 kilómetros de Colònia de Sant Jordi. Esta playa es el último gran arenal sin urbanizar y bien conservado de Mallorca. Con “es Salobrar” de Campos forma un área protegida de 1.490 hectáreas. Es uno de los espacios vírgenes más concurridos en verano.

Es Trenc tiene una blanca arena fina, escasa pendiente, sistema dunar que separa la playa del salobral y los campos de cultivo, y zona húmeda posterior que reúne a más de 170 especies de avifauna migratoria y sedentaria.

Sus aguas abiertas son transparentes. El fondo es de arena, alga y alguna pequeña zona de piedras, a una profundidad de cuatro metros. El lugar más adecuado para fondear es el antiguo embarcadero en la proximidades de s’Illa Gavina. A tres millas marinas se encuentra el puerto de Colònia de Sant Jordi.

 

Cala Varques.

Está a 12 kilómetros de Portocristo. Esta playa virgen es de las más conocidas, tanto por su belleza, como por el sitio estrella para practicar Psicobloc, una modalidad de escalada que surgió en Mallorca hace algunos años y que ahora vives u máxima popularidad. Su costa oriental se divide en dos arenales paradisíacos y tranquilos de dimensiones reducidas.

La mejor opción para acceder a esta cala es el mar. A 3,6 millas marítimas se encuentra la instalación portuaria más cercana, Port de Portocristo.
La llegada por vía terrestre se presenta más dificultosa y se deberá realizar el último tramo a pie, durante una caminata de unos 20 minutos. Estos inconvenientes explican que la afluencia de bañistas sea baja y éstos sean residentes.

 

Cala Deià.

Está a 10 kilómetros de Sóller, situada entre Punta de Son Beltran y sa Pedrissa. Este entrante de mar bellísimo, rodeado de acantilados , coronados por monte bajo y pinar, finaliza en una playa en la que desemboca un torrente y se levantan hermosos bancales.

Poca arena y rocas componen su paradisíaco talud de pronunciado desnivel. En los márgenes se hallarán un embarcadero pequeño y unos restaurantes.

En el último año ha cogido mucha fama, ya que se han rodado algunos anuncios y por eso, en verano no tienes espacio ni para poner la toalla. Pero sin lugar a dudas, merece la pena hacer una visita, aunque sea rápida. El acceso por carretera es sencillo siguiendo la señalización viaria. En sus proximidades hay un aparcamiento, siempre abarrotado.

 

Cala Agulla.

Está a 1,8 kilómetros de Capdepera. Ésta, Cala Moltó y Cala Mesquida fueron declaradas el año 1991 Área Natural de Especial Interés por el Parlament de les Illes Balears. Este hecho ha supuesto una buena conservación de esta costa, rodeada de pinar frondoso con ejemplares de grandes dimensiones, ya que se ha evitado su urbanización.

A 2,9 millas marítimas se encuentra la instalación portuaria más cercana, Club Nàutic Cala Ratjada.

 

Cala sa Nau. Está a 13 kilómetros de Portocolom. Esta bellísima playa es el final de un meandro de mar, en forma de ese, que orada 350 metros en piedra caliza, y de la desembocadura en el mar de un manantial de agua dulce. Ambos mueren en este arenal pequeño de blanco grano fino, flanqueado por acantilados, de tonos blancos, rojos y ocres, coronados por pinos, sabinas y arbustos.

A 2,2 millas marítimas se encuentra la instalación portuaria más cercana, Port de Portocolom. El acceso por carretera hasta Cala sa Nau cuenta con una señalización correcta.

 

Cala Figuera.

Está a 13,4 kilómetros de Port de Pollença. Este espectacular entrante de mar, finaliza en una playa entre acantilados arena y cantos rodados, recubiertos de alga posidonia, alfombran este talud.

A 10,2 millas marítimas se encuentra Port de Pollença.

El acceso por carretera es sencillo siguiendo la señalización viaria. Está próxima al Cap de Formentor (unos 200 metros sobre el nivel del mar). Se recomienda bajar a pie los últimos 1.400 metros sobre una pista de polvo y piedras en malas condiciones.

 

Cala Torta.

Está a diez kilómetros de Artà y es la playa de mayores dimensiones de este municipio. Este bello arenal entre roquedales bajos y montes de tomillo, lentisco, mucho palmito y escasos pinos procede de un entrante de mar no muy prominente que muere en un sistema dunar.

Esta playa tiene grandes pendientes y normalmente tiene grandes oleajes ya que es una playa que está muy expuesta a los vientos al estar muy descubierta. Es una playa donde se practica el nudismo.

A 5,3 millas marítimas se encuentra la instalación portuaria más próxima, Club Nàutic Cala Ratjada.

 

Sa Calobra.

Está a 38 kilómetros de Sóller, situada entre Morro de sa Vaca y Morro de ses Fel·les, y bajo la sombra de Puig Major (1.445 metros de altitud), la cima más alta de Illes Balears.

El reclamo de esta playa de arena, grava y cantos rodados, se encuentra tras el túnel peatonal que bordea los acantilados verticales y agrestes, dando acceso a la bellísima y paradisíaca desembocadura del Torrent de Pareis, fuente de inspiración de artistas y donde cada verano se realiza un concierto coral gracias a su acústica excelente.

Este hecho provoca una afluencia importante de bañistas locales y turistas por mar y por una carretera espectacular de curvas, y más curvas que llega a 14 km con un desnivel total de 900 metros, espectacular!

A 7,2 millas marítimas se encuentra Port de Sóller.

 

Cala Mondragó i s’Amarador.

Está a 5,6 kilómetros de s’Alqueria Blanca. Es uno de los entrantes de mar mallorquines más bellos y grandes, el cual se divide en dos playas, s’Amarador y cala Mondragó.

A 2,1 millas marítimas se encuentra el Reial Club Marítim Portopetro.

Cala Mondragó fue declarado el año 1992 Parque Natural por el Parlament de les Illes Balears, así como el año 1995 Área Natural de Especial Interés para las Aves por la Comunidad Europea.

Las características de esta playa, fina arena, aguas pocas profundas y pendiente escasa, la convierten en apta para el baño de los más pequeños. En la parte posterior existe un humedal habitado por anguilas, serpientes de agua y aves.

 

Platja d’Es Caragol.

Está a siete kilómetros de ses Salines, siendo la playa de Mallorca situada más al sur, junto a la Cala en Tugores, unidas por una franja rocosa. Se puede llegar a pie desde el faro de ses Salines, recorriendo 1,5 kilómetros a orillas del mar.
Es Caragol tiene arena blanca, dunas que se extienden más de un kilómetro tierra adentro, una afluencia baja de bañistas y delimita con el islote de Can Curt al oeste y sa Punta Negra al este, donde se divisa un escar (varadero artesanal), usado por los pescadores, y una zona de amarre para las golondrinas.

A 4,2 millas marítimas se encuentra la instalación portuaria más cercana, Port Colònia de Sant Jordi.

Arquitecto, gran amigo y gran traveller residente en Mallorca. Nos deleita con sus posts sobre Australia, Nueva Zelanda y Mallorca, hasta la fecha ;-)

Deja un comentario