Leticia, Amazonas día 1

Leticia, Amazonas día 1

Rumbo a Leticia, Amazonas.

Un sueño hecho realidad. Al fin llegó el momento tan esperado de nuestras vidas, ir a la selva. Y no a cualquier selva, la selva de la Amazonía colombiana. El vuelo desde Bogotá, Colombia, se demoró prácticamente dos horas. Nervios a flor de piel y toca esperar dos horas a que salga el avión. Finalmente embarcamos y llegamos a Leticia, Amazonas.

IMG_9574

Al llegar al aeropuerto coger un taxi para que te lleve a tu destino. El precio siempre es el mismo, aproximadamente unos cinco euros. Recomendamos coger un taxi porqué desde el aeropuerto al centro de Leticia puedes tardas unos veinte minutos andando. Tal y como indicábamos cogimos un taxi y nos llevó a La Posada Leticiana. Recomendamos este lugar para dormir en Leticia, Amazonas. Calidad precio de lo mejor que hay en la ciudad, y la familia que se encarga del mismo son encantadores.

En la misma posada recomendaron ir a comer a Tierras Amazónicas. Si bien es cierto que parece el típico lugar para turistas. Pues si, lo es. Pero se come muy bien y a buen precio. Importante pedir el pescado que vienen cocinado y envuelto en hoja de plátano. Una auténtica delicia. Por la tarde paseamos por Leticia, fuimos al muelle a ver el atardecer y luego al parque Santander. Cada día a las 5pm sucede un fenómeno poco habitual. Miles de loros se acercan al parque a reposar en los grandísimos árboles. Es una experiencia distinta. Ver a unos dos mil o tres mil loros volando y descansando en las ramas de los árboles del parque fue realmente sorprendente.

IMG_9592 IMG_9588

En este vídeo podéis observar el magnífico acontecimiento que sucede cada tarde en Le Leticia

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”qEhpLjw3vcg”]

Después de pasar el día en Leticia, Capital del Departamento del Amazonas, y preguntar y preguntar en hostales, hoteles y agencias de viajes sobre que podía uno hacer en los aledaños de Leticia y encontrarnos siempre con la misma respuesta ‘hay un pack turístico que.. bla bla bla…’. A puntito estuvimos de tirar todo por la borda y aceptar que no había otro plan que juntarse con un rebaño de turistas y tratar de sacar un foto de algo mientras le clavas el codo en el ojo del americano para hacerte espacio para poder fotografiar cualquier cosa. En la vida hay veces que uno no se debe dar por vencido y luchar hasta el final con el objetivo de conseguir lo que uno quiere. Pues esto es exactamente lo que hicimos. A última hora, tomando unas cervezas en el Hostal donde nos quedamos a dormir, La Posada Leticiana, tomamos unas ricas cervezas con Don Mario, propietario del Hostal, y su yerno. Hablando, hablando les preguntamos si existía la manera de salir de los packs turísticos ya organizados y hacer algo por nuestra parte. Al principio no lo veían muy claro, pero en poco tiempo logramos que el yerno nos diera toda la información útil para ir a Puerto Nariño. Sitio que habíamos leído maravillas y el yerno de Don Mario constató. Muy amablemente nos informó de los horarios de las lanchas rápidas y también constató que el lugar para dormir que habíamos leído en el blog de una blogger colombiana era la mejor opción si queríamos vivir una experiencia única. Ir a las cabañas del Alto del Águila, donde Fray Hector el Hogar del Joven comienza a generar un proyecto eco-turístico que represente una alternativa productiva para jóvenes indígenas.

IMG_9620

Tomamos unas cervezas más y a leer antes de ir a dormir sobre nuestro siguiente destino, Puerto Nariño. En unos días publicaremos nuestra experiencia en el que fue el segundo día en la Amazonía colombiana. SI queréis ver más fotos de nuestro viaje podéis consultar en nuestro álbum de Flicker.

We consider enthusiastic, dynamic and crazy to learn what we like. Few days after of we met each other we made our first trip together. After this trip we couldn’t stop travelling. Travel is our lives and picturing what we see our hobby.

Deja un comentario

14 thoughts on “Leticia, Amazonas día 1”

  1. Me alegra leer este post, ya que refleja completamente la felicidad que Dani tiene en la cara cada vez que habla del Amazonas (con Ingrid todavía no he estado). Enhorabuena por haber cumplido un sueño y mostrarlo a todos. Gracias ¡Quiero saber más! Un saludo

  2. Vaya rinconcito lejano! Interesante la iniciativa de integra a los indígenas en las actividades turísticas… y que además respete el medioambiente… Muy guapa la ultima foto de la entrada! 🙂

  3. Hay lugares que cuando consigues pisarlos tienes que pellizcarte para darte cuenta de que lo estás viviendo es real, y supongo que la selva del Amazones es uno de esos lugares. Qué maravilla!

  4. Estaba deseando leer sobre vuestro sueño hecho realidad y el post no me ha defraudado, ya que refleja la sonrisa y felicidad que desprende Dani (con Ingrid no he estado) al recordarlo y al hablar sobre ello. Por cierto, esa gastronomía tengo que probar yo, tiene una pinta fabulosa. Quiero saber más!!! Besos

  5. Muy bueno, me gusta cuando se generan alternativas sustentables para los viajeros o turistas, que tengan en cuenta tanto el medioambiente natural como las posibilidades de inserción o participación de los habitantes del lugar. Bien por las cabañas!

  6. Escapar de los “packs” turísticos siempre es lo mejor, es la mejor manera de mezclarse con los locales y conocer realmente los lugares que se visitan. Muy curioso lo de los loros que justamente hacia una hora en concreto vayan todos la mismo lugar.

    Un abrazo!