Papillas de viaje

Papillas de viaje

Papillas de viaje, la gran aventura.

Una de las grandes incertidumbres cuando viajas con un bebé es saber como vas a solventar el tema de las papillas en el lugar de destino y cuando estás en ruta. Nosotros no solemos planificar mucho los viajes, somos de improvisar, incluso viajando con la pequeña Valentina, de nueve meses.

Nuestro mejor amigo y compañero se ha convertido en el Babycook. Pequeño, fácil de cocinar, fácil de transportar y fácil de limpiar. Como ya sabréis, desde el cuarto mes toca introducir la papilla de frutas y a la que te despistas la de papilla de verduras. Ahora vamos a contaros como solemos organizar las comidas de la pequeña de la familia.

Distinguimos dos tipos de situaciones y dos papillas, vegetales y de frutas, que tienes que dar a tu bebé durante el viaje (obviamente dependiendo de la edad que tenga).

1. Papillas de viaje on the road.

La primera situación es sobre el tipo de papillas que tienes que dar de camino a tu destino, en ruta o durante el viaje si no tienes un lugar fijo donde estar. Estás papillas son las que debes llevar preparadas y asaltar el estómago del peque en cuanto sea la hora exacta y antes de que empiece a manifestar su hambre. Para los primeros días podrás llevarte los ingredientes necesarios. Durante tu estancia en tu viaje siempre podrás comprar verduras y carne, a no ser que viajes a una zona deshabitada.

Las papillas de viaje on the road las puedes dejar hechas o las tienes que hacer durante el camino. Siempre recomendamos llevar la de verduras hecha y todos los utensilios necesarios para hacer la de frutas. Como decíamos en la introducción del post, la opción que nosotros somos unos fanáticos es llevar la Babycook, hacer la compra el día anterior o la misma mañana y preparar la papilla antes de empezar la ruta.

Como decíamos antes. Hay dos tipos de papillas. La de verduras con carne es la que te va a complicar menos la vida. La preparas por la mañana y la llevas en tu termo para conservar la temperatura. En caso de que se enfríe siempre puedes recurrir a un bar o a un restaurante y pedir que la calienten. Ahora viene la complicación que se llama: papilla de frutas. Tienes la fácil solución de comprar un potito y te olvidas de todo. Si bien es cierto que hay potitos y potitos. Desde el barato que le va encantar a tu bebé hasta el caro orgánico y bio que seguro que no le gusta a tu peque jejejeje ley de vida. Nosotros tratamos de cuidar la alimentación de nuestra pequeña en todo momento. Siempre que podemos hacemos nosotros las papillas y con alimentos naturales y de calidad. La papilla de frutas no la puedes llevar hecha para consumir en unas horas ya que la fruta se oxida. Existe una malla a modo helado que puedes introducir la fruta y el bebé chupa la malla y va ingiriendo la fruta. Nosotros lo hemos usado varias veces, pero es una auténtica guarrada y un método precioso para ensuciar todo lo que esté a un metro a la redonda de tu bebé. Otra opción es comprar fruta madura y darle con cuidado para que el bebé la vaya succionando y no se atragante con un trozo grande. Este método exige complementarlo con un biberón o con un iogurt ya que no suele comer mucha fruta. Otra opción que me comentaba una amiga del trabajo es hacer la papilla y envasarla al vacío. Un nivel, nivelón. No hemos tenido la suerte de ver como funciona, pero ella nos asegura que es una auténtica maravilla. Tanto para las de fruta como las de verduras.

2. Papillas de viaje a la carta.

 Lo más maravilloso que te puede pasar es que el restaurante del lugar donde te quedes estén dispuestos a preparar papillas para bebes, suelen ser buenísimas. No temáis nunca en preguntar si pueden hacerte una papilla. Nosotros por prudencia o por desconocimiento no lo preguntábamos. Ahora es la pregunta que hacemos incluso antes de decir hola 🙂

Cuando el restaurante acepte hacer una papilla normalmente ofrecen todo tipo de papillas, papillas a la carta. En un restaurante suelen tener todo tipo de ingredientes. Así que lo más probable es te ofrezcan la posibilidad de escoger de que quieres la papilla. Patata, calabacín, puerro, judías, calabaza, cebolla, zanahoria etc. Incluso puede ser un buen momento para descubrir algún vegetal que no estás habituado a ver y/o conocer y tu bebé va agradecer descubrir nuevos sabores. Esto nos pasó durante el viaje al Monasterio de Piedra donde nos prepararon una deliciosas papilla de verduras con el ingrediente principal: borraja. Tal y como hemos mencionado antes de las verduras, lo mismo pasa con la carne y con la papilla de fruta. Y lo mejor de todo es cuando te preguntan: ¿a que hora quiere que esté lista la papilla? Genial, no hace falta decir anda más. Tan solo disfrutar de tus días de vacaciones. Y aparcar el Babycook.

 Hasta aquí nuestras vivencias y experiencias contadas con el ánimo a ayudar aquellas familias que quieran hacer un viaje con sus bebés y necesiten algunos tips. Como siempre esperamos que haya sido de gran ayuda nuestro post. Un abrazo y un beso para todos y todas. El próximo post hablaremos de los biberones de viaje.

Aquí dejamos una pequña muestra de como terminó la última batalla con la papilla de borraja.

Papillas de viaje

We consider enthusiastic, dynamic and crazy to learn what we like. Few days after of we met each other we made our first trip together. After this trip we couldn’t stop travelling. Travel is our lives and picturing what we see our hobby.

Deja un comentario

9 thoughts on “Papillas de viaje”

  1. Aún no me toca viajar con papillas a cuesta pero me parece súper interesante el que compartas esta experiencia, me gustaría entrevistarte para Teleaire así compartimos también por allí para que más gente aprenda a que viajar con peques si se puede!!!

  2. El artículo me trae a la mente otros tiempos, en diferentes circunstancias a las que tu cuentas pero igualmente evocadoras. Un viaje que me abrió los ojos al mundo, mi primera gran aventura. Gracias Dani por traerme de tu viaje este regalo.

  3. Muy buenos consejos, el que no viaja con los peques, es porque no quiere.
    Me he imaginado esa malla para la fruta y toda la cara del bebé pringada, que divertido!
    Saludos!